Posts Patrocinados en este sitio y Redacción de Textos SEO

El labial color rojo que va mejor con tu tono de piel

“De todos los productos de maquillaje en los que las mujeres confían, nada tiene el intenso poder de un labial rojo”, dice la periodista especializada de belleza, Rachel Felder, en su libro Red Lipstick: An Ode to a Beauty Icon. Es verdad. 

Nunca debemos subestimar el poder un buen labial rojo.Durante milenios, el uso de esta tonalidad fue una legitimación del estatus social, de la autoridad política, del rango religioso y de la identidad cultural. Sin embargo, el rojo como tonalidad ha evolucionado a lo largo de la historia de la moda y de la belleza, y su uso ha significado más que una simple tendencia.

El labial nació en las civilizaciones antiguas. Desde esos momentos, el uso de pigmentos naturales para colorear los labios fue símbolo de distinción social. Sin embargo, en algún punto la tonalidad roja se le comenzó a atribuir a las prostitutas y esa percepción cambió hasta mucho tiempo después. Fue a comienzos del siglo XX que el maquillaje –no solo el labial– finalmente se volvía socialmente aceptable y se constituía como el cosmético más importante para las mujeres. La Gran Depresión llegó y provocó el “efecto de lápiz labial”: las mujeres continuaban comprando ciertos productos categorizados como frívolos para levantar el ánimo en tiempos de crisis.

El labial color rojo que va mejor con tu tono de piel

Durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno británico consideró el labial como un bien de primera necesidad que levantaba la moral. Se lanzó entonces la campaña Beauty is your duty!, centrado en las mujeres –un componente de la fuerza laboral de la Segunda Guerra Mundial–. Por otro lado, se dice que algunas mujeres utilizaron el labial rojo como movimiento político: un acto de desafío, dado que a Hitler no le gustaba el lápiz labial rojo. Así, poco a poco, esta tonalidad fue evolucionando y comenzó a reflejar una política feminista y su papel generó tensiones entre los temas del empoderamiento y la opresión por mucho tiempo.

Más tarde, el labial rojo fue representado por una variedad de celebridades en Hollywood. Elizabeth Taylor, Audrey Hepburn, Grace Kelly y Marilyn Monroe son algunos de los íconos de estilo que despertaron la pasión y el interés por el labial rojo.

Sin embargo, en la década de 1960, la popularidad de este tono bajó debido a una tendencia de tonos neutros que más tarde volvería a cambiar en 1990, cuando una especie de ola feminista se apoderó del lápiz labial y la cual alentaba a utilizar el tono rojo como símbolo de disfrute de la sexualidad. Marilyn Monroe es uno de los más grandes ejemplos.

El labial color rojo que va mejor con tu tono de piel


¿Cómo elegir un labial rojo de acuerdo a mi tono de piel?


La historia del labial rojo muestra la importancia de saberlo usar de manera correcta. La industria cosmética actual ha diversificado las subtonalidades del rojo para adaptarse no solo a las necesidades de un compromiso, sino a la misma persona.

Al elegir el tono rojo que más nos conviene debemos considerar desde nuestro tono de piel, hasta la circunstancia u ocasión donde lo usaremos. Cada tono de piel requiere un matiz diferente de lápiz labial. Por ello, es fundamental saber elegir el tono de rojo adecuado. Esta tonalidad puede tanto iluminar tu rostro como apagarlo.


  • Tez clara: Un tono de piel claro tiende a tener un color rosado natural, complementado con lápices labiales rojos de tonos fríos con toques azules y púrpuras en lugar de tonos cálidos –como el naranja–. Si tu piel es muy pálida, un rojo carmesí hará lo suyo para hacerla lucir con más vida de una forma muy sutil.
  • Tez media: Una piel de tez media –bronceada– luce mejor con rojos anaranjados. Este tono, en particular, combina maravillosamente con una tez bronceada.
  • Tez oscura: Sin duda, para este tono de piel prueba algunos rojos profundos, intensos, brillantes y mates. Una gama de tonos azules –por ejemplo, rojo baya– son ideales para resaltar este tono de piel.


¿Cómo llevar un labial rojo?


Las posibilidades son muchas si de usar un labial rojo se trata. Es importante experimentar con fórmulas y texturas. La fuerza misma de la tonalidad roja podría hacer que si tus labios no están lo suficientemente humectados, se vean partidos. Por ello, es importante aplicar un bálsamo antes de tener unos labios suaves. Por otro lado, utilizar un delineador antes ayudará a definir la forma de tus labios y logrará que el color se vea mejor.

Fuente: VOGUE.


Artículo Anterior Artículo Siguiente