Mujer bebiendo de un vaso con agua


El ser humano necesita de nutrientes y agua para sobrevivir. De acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud, una persona requiere, alrededor de 100 litros de agua al día para satisfacer sus necesidades, no sólo de consumo, sino también de higiene. La importancia de esto radica en que vivir en un entorno limpio reducirá significativamente posibles problemas de salud.


La cantidad de agua purificada que es necesaria para mantener un buen estado de salud puede variar, aunque la mayoría de expertos de la salud recomienda beber un promedio de 8 vasos al día o dos litros de agua.

Sin embargo, esta cantidad no será la misma para todos, aunque parezca algo cliché, se debe tomar el agua que nuestro cuerpo nos pida. Desde el primer momento en el que sentimos sed ya estamos presentando un cuadro leve de deshidratación.

Desventajas en la compra de agua purificada


La forma más sencilla de tener acceso al agua purificada es por medio de la compra de botellas o garrafones, estos se venden normalmente en tiendas de conveniencia o supermercados.

Sin embargo, su consumo representa algunos contratiempos en los cuales quizá nunca nos habíamos puesto a pesar ya que, hasta ahora, esta era la única opción para tener acceso a agua purificada.

Para empezar, los garrafones de agua, comúnmente, existen en presentaciones de 19 litros, recientemente algunas marcas han adoptado algunos garrafones más pequeños de 10 litros. Esto es un peso considerable, el primer punto negativo lo tiene la falta de comodidad al tener que comprar agua purificada.

En segunda instancia se debe visibilizar más el problema de la contaminación producida por los plásticos, según estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas, cada minuto se compra un promedio de un millón de botellas de plástico y, al año, se usan aproximadamente 500,000 millones de bolsas.

Esto se traduce como 8 toneladas de plástico que acaban, principalmente, en el océano.

Ya existen casos documentados en los que se ha detectado presencia de plástico dentro de peces que se comercializan para consumo humano, esto, por supuesto, ha encendido las alarmas de varios gobiernos y organizaciones alrededor del mundo.

Purificadores de agua


Los purificadores de agua son la alternativa más moderna al uso de garrafones o botellas de plástico. Estos utilizan tecnología reducida a un pequeño cartucho que contiene elementos como carbón activado y plata coloidal.

Estos purificadores están diseñados para poder instalarse en el suministro de agua potable que llegue al hogar o la oficina y, de esta manera, purificar el agua potable de manera inmediata.

Este proceso se realiza gracias al uso de filtros de agua, normalmente un purificador estándar utiliza 3 filtros, cada uno con una función específica.

Por ejemplo, un purificador de carbón activado contendrá en los filtros este elemento altamente poroso que retendrá hasta el 99.99% de los contaminantes que podrían estar presentes en el agua potable.

Un purificador y alcalinizador, además de lo anteriormente señalado, durante el proceso de purificación le impregnará al agua los minerales esenciales más importantes, tales como el sodio, calcio, magnesio y potasio. Además, de elevar el nivel de pH para convertir el agua común en agua alcalina.


Artículo Anterior Artículo Siguiente