Mujer en el bosque haciendo la postura del árbol en yoga


No importa si no eres asidua del yoga, estas posturas te ayudarán a desconectarte por un rato, desestresarte y mejorar tu bienestar.

Con tantas horas trabajando (en la oficina o desde casa), nuestro cuerpo y mente resienten el pequeño colapso interno. Malas posturas, horas sentada, estrés y ansiedad mental conforman la fórmula perfecta del agotamiento o burn out. Por eso es mejor escuchar a tu cuerpo, darle un respiro y seguir con el día, ¡una pausa de restauración! Y para eso puedes acudir al lado más sencillo del yoga.
Las mejores y más fáciles posturas de yoga

No importa si no tienes una rutina concreta de yoga, eres nueva practicándolo o tienes poco tiempo (y ganas) de hacerlo. Solo enfócate en los beneficios de este respiro y úsalo como la pausa del día que tanto piden tu cuerpo y mente.

1. Postura del árbol (piernas y brazos)


Colócate de pie y siente cómo te enraizas con fuerza hacia el suelo. Luego balancéate ligeramente de una pierna a la otra, sintiendo cómo cambia el peso. Permanece así unos segundos y conecta tu balance.

Luego, eleva un pie y colócalo en posición de 4 sobre la ingle contraria; mantén firme la pierna que sostiene. Con los brazos: júntalos en forma de oración y pégalos al pecho mientras sigues parado en forma de 4; luego súbelos lentamente hasta que estén estirados hacia el cielo.

Mantén la posición por 5 respiraciones y cambia de lado. Repite la acción hasta 3 veces o las que requieras.

2. Postura de cobra (brazos, hombros y glúteos)


Mujer en el bosque haciendo la postura de cobra en yoga


Túmbate boca abajo con las piernas estiradas y los pies juntos. Luego coloca las manos a ambos lados del cuerpo y lentamente lleva tu cuerpo hacia atrás, coloca tus manos en línea recta con los hombros, con las palmas en el suelo y los dedos apuntando hacia adelante. Mantén la cara mirando hacia el frente.

Al inhalar, levanta ligeramente la cabeza y el pecho. Flexiona tus brazos ligeramente y coloca los hombros atrás de las orejas, manteniendo los codos pegados al cuerpo.

Mantén la posición de estiramiento por varias respiraciones, inhalando y exhalando profundamente.

3. Posición del niño


Mujer en una sala haciendo la postura del niño en yoga


¡Hazte bolita! Siéntate con las rodillas dobladas, flexiona el tronco hacia adelante hasta que la frente quede apoyada en el piso. Estira los brazos y colócalos a los lados de las piernas hasta toques tus pies con las manos y logres una forma de ‘bolita’. También puedes mantener los brazos estirados hacia el frente con las palmas de las manos sobre el piso. 

Mantén la frente apoyada en el piso y haz varias respiraciones.

 Vía: Vanidades

Artículo Anterior Artículo Siguiente