Dos chicas posando.


La forma de vestir es a menudo un reflejo de la personalidad, y es una parte importante de cómo nos presentamos al mundo cada día. Identificar el estilo personal es una de las claves para sentirse seguro en la forma de vestir, sabiendo que no sólo nos encontramos bien, sino que también nos sube la autoestima.

Profesionales con diversos estudios tales como un diplomado diseño en moda se dedican a crear, identificar, proyectar, orientar los hábitos de compra y la forma de vestir con un "look" o estilo personal. En este artículo presentamos 5 pasos sencillos que te ayudarán a encontrar tu propio estilo.

1. Haz un balance de tu armario


A la hora de identificar un estilo personal, es importante primero revisar todo lo que se tiene y eliminar todo lo que no se usa y no te gusta en la actualidad, es decir, lo que no encaja con el ideal de cómo te gustaría presentarse.

Es el momento ideal para hacer una selección en el armario y desprenderse de todo lo que esté desgastado, manchado, que no queda bien o que no favorece la figura; ya habrá tiempo de encontrar reemplazos. Una buena regla general es desprenderse de todo lo que no te hayas puesto en el último año.

Aprovecha esta oportunidad para descubrir qué te atrae, y que prendas quieres deshacerte dándole una segunda vida vendiéndolas en las distintas plataformas de venta online.

La finalidad es sentirte realmente a gusto y cómodo con las piezas que se eligen, ya que el estilo personal es innato y debería ser totalmente sin esfuerzo.

2. Identifica lo que te gusta llevar


El contenido del armario debe orientarse a buscar la felicidad y facilitar el deseo de vestirse cada día. Sentirse satisfecho de su propia piel y llevar cosas para uno y no para los demás. Esto también se aplica a las tendencias; sólo porque algo esté de moda, no significa que sea un estilo con el que se está naturalmente cómodo. Puede ser fácil caer en la trampa de que te guste una tendencia porque la has visto muy a menudo, en lugar de porque es algo que realmente encaja con tu estética y gusto personal.

También es importante tener en cuenta el estilo de vida: ¿eres estudiante? ¿independiente? ¿o trabajas en una oficina corporativa? Se debe pensar en cómo se puede incorporar las modas que te gustan a cada uno de los compromisos o actividades de la vida.

3. Reúne la inspiración


¿Quiénes son tus iconos de moda? ¿De quién te gustaría asaltar el armario? Pinterest es una gran plataforma para recoger inspiración y probablemente te darás cuenta de que, a medida que pasa el tiempo (y se fijan más conjuntos), hay un estilo o una silueta hacia la que se ha gravitado de forma natural.

Si hay un conjunto en particular que te gusta mucho, guárdalo, fíjalo o imprímelo y piensa en cómo puedes replicar ese look con lo que tienes, o con las piezas clave que complementarían lo que tienes en tu armario y la visión de ti que estás buscando.

Y si Pinterest no es lo tuyo, el scrapbooking es una gran alternativa consiste en cortar las campañas favoritas de las revistas y crear guías de moda para determinadas siluetas; independientemente de que optes por la pantalla o por un tablero de inspiración un poco más tangible, no hay duda de que los estilos que gustan son uno de los motores que le ayudarán a definir o identificar el estilo personal.

4. Vístete según tu figura


La ropa debe favorecer y no perjudicar, y vestirte según la figura, y no según la que te gustaría tener, es una de las claves de la confianza. Aprovecha los puntos fuertes, ya sea una figura curvilínea de reloj de arena, unas piernas largas y delgadas o una espalda tonificada, y lúcelos. Conoce los estilos que más te favorecen y las combinaciones de ropa que mejor te sientan.

5. Ponle una etiqueta


Aunque suene atípico, ponerle una etiqueta a tu estilo puede ayudar a centrar lo que necesitas para que, cuando añadas nuevas prendas al armario, éstas complementen lo que ya tienes. Etiquetas como clásico, minimalista, bohemio, vanguardista, preppy... la lista continúa, y sólo está limitada por la imaginación.

A veces, se necesita más de una etiqueta. Si te cuesta etiquetar tu estilo, realiza una sesión de fotos de las prendas favoritas y busca un hilo conductor o un tema que te ayude a relacionar los distintos looks.

Para concluir, es fundamental que no te lo tomes demasiado en serio. Averiguar tu estilo personal no es algo que llegue de la noche a la mañana, tómate tu tiempo y disfruta del viaje.

El estilo personal cambiará con el tiempo a medida que salgas de ciertas etapas de la vida. Aunque es transcendental no ser esclavo de una tendencia, lo más importante es divertirse con lo que se lleva; vestir las cosas que brindan seguridad y alegría, independientemente de lo que piensen los demás. Y, quizás lo más importante, vístete para ti y sólo para ti. 


Artículo Anterior Artículo Siguiente